Maridaje: como casar vino y comida.

Antes de hablar de maridaje es importante recordar que es esencial servir el vino a la temperatura adecuada. 18º para los tintos y 7º para los blancos.

Hubo siempre una regla básica: El vino tinto para las carnes y el blanco con pescado. Sin embargo,  creemos importante considerar la variedad de uva del vino, su proceso de elaboración y la forma en que se ha cocinado el plato.

No hay reglas fijas en cuanto a maridaje. Sin duda habrá posiciones divergentes respecto del  tipo de vino más adecuado para cada comida. Seguramente influirán el gusto propio, los comentarios de los expertos, la cultura y las costumbres de cada lugar.

La gastronomía ha evolucionado notablemente y cada vez más las recetas, aún aquellas muy elaboradas, evitan los ingredientes con exceso de grasas y buscan valorar el sabor y las sutilezas de la preparación, apartándose de componentes y procesos que terminan siendo nocivos para el organismo. Asimismo, se ha abandonado la tendencia de enmascarar a los ingredientes principales pasando a valorarlos plenamente y potenciarlos mediante los condimentos y procesos de cocción.

Al  escoger un vino, es importante no solo el tipo de plato sino la forma en la que ha sido cocinado. El segundo aspecto es la variedad de la uva.

CARNES

Para las carnes rojas, normalmente se impone un vino tinto. No importa tanto de variedad de uva como que sea un vino bien elaborado, con adecuada concentración. Las carnes asadas o a la parrilla se complementan muy bien con nuestro Gran Reserva

Si va a tomar cordero al horno, ligeramente especiado utilice un tinto (malbec, cabernet sauvignon o syrah) con buena crianza y adecuado tiempo en botella.

POLLO

Los platos con base de pollo permiten diferentes tipos de vino. Preparado al horno o a la parrilla, bien condimentado, se complementa de manera excelente con el Malbec.  Una preparación simple y con mínimos complementos permite combinar el Sauvignon Blanc además del Malbec.

Si este pollo, se sirve con una salsa más compleja y especiada, podemos acompañarlo con el Gran Reserva.

PESCADO

Pescados y mariscos se complementan muy bien con el Sauvignon Blanc pero dependiendo de su preparación, también pueden ser acompañados por un vino tinto.

PASTA

En los platos de pasta, la salsa define el maridaje. Pastas con salsa bolognesa o bien condimentadas se complementan muy bien con el Syrah. Pastas con salsa de tomate o  verduras pueden combinar de manera excelente tanto con un tinto como con blanco. 

Los platos de pasta o arroces con salsas de mariscos, combinan muy bien con sauvignon blanc, pero cuanto más intenso es el sabor, más se complementan con vinos tintos, como Cabernet Sauvignon.

Pastas frescas con salsa cremosa, - manteca, crema, y queso rallado combinan muy bien con Sauvignon Blanc.